Tratamientos Generales


Trastornos del deseo sexual (Anorgasmia, Frigidez)


Deseo sexual Hipoactivo (baja en la líbido)

En el caso de las mujeres, algunas pueden expresar la falta de deseo en ciertos momentos de su vida, por ejemplo: durante el embarazo y el parto, la lactancia y la menopausia o en periodos de crisis o enfermedades, pero cuando esta falta de deseo se vuelve crónica, podemos hablar de disfunción sexual femenina. Los principales síntomas son la falta de interés en iniciar o participar en actos sexuales, falta de receptividad a la actividad sexual y la ausencia de pensamientos sexuales o fantasías.

La falta de deseo sexual puede vincularse con la pareja (problemas de convivencia, falta de interés por el otro, etc.) o puede ser general (la persona no está interesada sexualmente en nadie). La forma extrema es la aversión sexual, donde la persona no sólo carece de deseo sexual, sino que incluso lo puede encontrar repugnante la sola idea de pensar en sexo.


Deseo sexual Hiperactivo (líbido desbordante)

Se refiere a un brusco aumento del deseo sexual, que se traduce en una búsqueda incesante de obtener placer sexual, lo cual puede ocasionar conflictos en el logro de la estabilidad en las relaciones de pareja.

Disfunción Orgásmica:( Anorgasmia)

Se refiere sólo al bloqueo del componente orgásmico de la respuesta sexual femenina y no incluye el bloqueo de la excitación sexual general; lo cual se traduce en la dificultad para alcanzar el orgasmo.

Primaria: La mujer nunca ha experimentado un orgasmo.
Secundaria: El trastorno aparece tras un período en el que sí era capaz de alcanzar el orgasmo.
Absoluta: Se refiere a la incapacidad de alcanzar el orgasmo ya sea inducido por el coito o por estimulación clitorídea, es decir bajo ningunas circunstancias.
Situacional: Puede alcanzar el orgasmo pero solo en determinadas circunstancias específicas.

Estamos ubicados en La concepción 56, Of. 307, Providencia, Santiago de Chile.
Logo admsys